VUELVA USTED MAÑANA … CON LAS ÚLTIMAS VOLUNTADES DE SU PAÍS

VUELVA USTED MAÑANA … CON LAS ÚLTIMAS VOLUNTADES DE SU PAÍS

A propósito de la SAP de Las Palmas de 30 de junio de 2015 y la RDGRN de 1 de julio de 2015

 

El Certificado Sucesorio Europeo (CSE), del recientemente entrado en vigor Reglamento Europeo de Sucesiones nº 650/2012, será considerado como título sucesorio a todos los efectos. Así lo indica el art. 14 de la LH, modificado por la Ley de Cooperación Jurídica Internacional en materia civil, como ya se comentó en un post anterior. Esto facilita enormemente el desarrollo de las sucesiones con elementos transfronterizos para los causantes fallecidos con posterioridad al 17 de Agosto del presente año, pues siguen planteándose importantes dudas en sucesiones abiertas con anterioridad.

La Sentencia de la AP (sección 4ª) de Las Palmas de Gran Canaria de 30 de Junio de 2015 ha revocado la del Juzgado de 1ª Instancia número 10 de 7 de enero de 2014, que declaraba como título válido y suficiente de la sucesión de un alemán residente en Lanzarote la declaración de herederos abintestato tramitada por el Notario español, sin que fuera necesario el Erbschein emitido por el juzgado alemán. Por otro lado, casi de manera simultánea, el BOE de 1 de julio de 2015 publica la Resolución de la DGRN exigiendo, para la inscripción de la herencia de otro alemán, que se aporte certificado del Registro General de Actos de Última Voluntad del país de nacionalidad del causante o bien que se acredite que dicho registro no existe en el país o que por las circunstancias concurrentes al caso concreto no es posible aportarlo. Entiende por tanto la DG que los arts. 76 y 78 del RH no se refieren de manera indubitada al RGAUV español.

La polémica gira en torno a dos puntos esenciales: la prueba del Derecho extranjero (art. 36 RH) y la necesidad de cerciorarse de la ausencia de testamentos otorgados en el país de la nacionalidad en aras a la seguridad y como presupuesto para la apertura de la intestada. Y es que el caso previsto en la Sentencia y el de la Resolución son muy distintos, ya que aquél tiene por objeto una sucesión legal y en el segundo existe testamento notarial otorgado en Alemania, traducido y apostillado, que se protocoliza a la escritura de manifestación y aceptación de herencia por testimonio.

Como primera conclusión general, parece que en todas las sucesiones de extranjeros tramitadas en España deberá acompañarse, además del certificado del RGAUV español, justificado por su vinculación patrimonial o residencial con España, el certificado del registro equivalente al país de donde el causante era nacional. La DGRN lo califica de prueba complementaria de la plena vigencia y efectividad del título sucesorio, que puede verse comprometida por la existencia de otro título sucesorio con eficacia revocatoria o modificativa del primero. Y la AP de Las Palmas va todavía más lejos, al indicar que, “si al Notario [español] le constase que el fallecido ha residido gran parte de su vida en algún país distinto a España y al de que fuera nacional, lo razonable para emitir el acta de declaración de herederos ab intestato es que pida justificación documental -si existiera sistema de publicidad de testamentos otorgados en aquel Estado- incluso de que no otorgó testamento en ese otro país” (FD TERCERO).

Esto, huelga decirlo, puede complicar la labor notarial hasta límites insospechados, pues con los medios de prueba que proporciona el art. 36 del RH (y salvo que el registrador permita prescindir de ellos por su conocimiento de la legislación extranjera) habrá que acreditar, caso por caso, si el país en cuestión dispone de registro de actos de última voluntad o algún otro sistema de publicidad, así como los efectos de éste y su organización, por ejemplo en cuanto a las personas legitimadas para acceder al mismo (si pueden acceder directamente los familiares o deben hacerlo a través de un profesional del Derecho). Por el momento, resulta de gran utilidad el portal europeo de ARERT/ENRWA (http://www.arert.eu/Information-sheets.html?lang=fr), que proporciona información para todos los Estados miembros de la UE.

Dicho esto, la DG estima que la aportación del Erbschein al expediente notarial es una “medida oportuna y prudente, y casi obligada si lo exigiese la lex causae”, y es aquí donde cobra toda su importancia la distinción antes apuntada entre los dos supuestos, referidos a la sucesión testada e intestada de un nacional alemán. Como trae a colación la notario Inmaculada Espiñeira Soto, frecuentemente citada por la parte recurrente en la Sentencia de la AP, la Resolución del Parlamento Europeo de 18 de Diciembre de 2008, que contiene recomendaciones relativas al documento público europeo, advierte que “no se debe otorgar a un documento extranjero más efectos en el Estado de destino que los que tendría en él un documento nacional, ni más efectos en el Estado de destino de los que tendría en su Estado de origen”.

Y es que, aunque nuestros órganos judiciales y administrativos exijan de manera generalizada la expedición del Erbschein alemán, el Derecho de ese país permite acreditar la cualidad de heredero no sólo iniciando este procedimiento  de declaración de herederos ante el tribunal sucesorio competente, sino que puede bastar con el testamento notarial con diligencia de apertura. Únicamente resulta imprescindible el Ersbschein en la sucesión ab-intestato o en testamentos ológrafos. En otros supuestos, como en los de pluralidad de testamentos notariales (por razón de las especialidades del Derecho alemán en materia de revocación o la posibilidad de otorgar testamento mancomunadamente) puede resultar conveniente, únicamente a efectos de garantizar la protección de terceros. Así resulta del art. 348 de la Ley sobre el procedimiento en temas de familia y en asuntos de jurisdicción voluntaria alemana (FamFG)de 2008 y del art. 35.1 del Reglamento del Registro de la Propiedad Alemán, así como de la jurisprudencia reciente (OLG Hamm 01.10.2012, negando que los terceros puedan exigir el Erbschein cuando se trate de un testamento notarial y permitiendo que el heredero se legitime mediante testamento notarial abierto). Es más, así lo reconoce también la propia resolución de la DG comentada, al señalar que el Erbschein no es un título imprescindible para la declaración de herederos y tanto el notario como el registrador pueden resolver quiénes son los herederos de acuerdo con el Derecho sustantivo alemán.

En todo caso, si bien anteriormente hemos indicado que la DG, en su resolución de 1 de julio, concluye que  los arts. 76 y 78 del RH no se refieren de manera indubitada al RGAUV español, sino también a otros registros similares en los países de nacionalidad de los causantes, lo cierto es que esta doctrina, si bien no contempla excepciones en el primero de los casos, sí que las admite en el segundo. En efecto, ante la imposibilidad de aportar certificado del registro del país en cuestión, podrá acreditarse la inexistencia de dicho registro (por conocimiento de la legislación extranjera, o mediante informe de vigencia de leyes) o bien la concurrencia de circunstancias que hacen imposible la aportación del certificado.

Un caso que se nos ha planteado en la práctica es del fallecimiento de un belga con un inmueble en Cataluña. De acuerdo con el renvío que efectúa el artículo 78.2 de la Ley de 16 de Julio de 2.004, del Código Belga de Derecho Internacional Privado, a la lex rei sitae, junto con el criterio de la DGDEJ (Resolución de 18 de septiembre de 2006) y el art. 17 de la misma ley belga, se otorga declaración de herederos ab intestato en España para determinar que los llamados a la sucesión con arreglo al Derecho catalán coinciden con los herederos legales en Bélgica. Se otorga por tanto dicha declaración en base a su homóloga belga, en la que el Notario de Bélgica declaraba haber consultado el registro central de testamentos (CTR), administrado por la corporación notarial e interconectado por vía electrónica con el francés, indicando la fecha y el resultado negativo de dicha consulta. ¿Es necesario, además, que se aporte físicamente el certificado, para poder inscribir el inmueble en Cataluña a nombre de los herederos del causante, o es éste uno de los supuestos en los que se puede prescindir, por razón de las circunstancias concurrentes, de la aportación documental, invocando la tercera de las opciones previstas en la doctrina de la DG? En caso negativo, ¿se refiere dicha excepción únicamente a los supuestos de imposibilidad material, como sería obtener un certificado así en un país como Siria? Esta cuestión puede enlazarse con la naturaleza y efectos atribuidos en España a los actos de jurisdicción voluntaria acordados por autoridades extranjeras por el art. 12 de la Ley 15/2015, que regula su reconocimiento incidental por el funcionario encargado del registro competente y fija taxativamente los supuestos de denegación (incompetencia manifiesta, orden público, infracción del derecho de defensa u otro fundamental).

Un segundo caso que se nos ha planteado con relación a estas excepciones doctrinales es el alemán. Las resoluciones citadas hacen hincapié en la creación en Alemania del Zentrales Testamentsregister en el año 2012, pero lo cierto es que su funcionamiento es distinto al del RGAUV español. Su estructura y operatoria está  regulada principalmente por la Ordenanza Federal Notarial (§§ 78 y ss BNotO),  por  la Ordenanza del propio Registro de Testamentos (§§ 7 y ss  ZTRV), y por la ley sobre jurisdicción voluntaria (§ 347 FamFG).  Se trata de un registro electrónico automático, donde se archivan la información que remiten los notarios y los juzgados sobre los testamentos cuya custodia se les ha encargado, o que han autorizado. La información disponible se envía directamente por el Registro al Tribunal sucesorio competente, tan pronto aquel recibe la comunicación del Registro Civil (Standesamt)  del fallecimiento, y del § 78c  BNotO no resulta que esta comunicación sólo proceda en los casos de tramitación del Erbschein. La comunicación es automática, y su contenido también se ha de tener en cuenta con ocasión de la apertura de un testamento, en su caso para “abrir” varios testamentos, cuando existan.

La operativa de este registro es estrictamente funcionarial, proporcionando información intracorporativa, y ello determina que no expidan certificados físicos a nombre de los interesados. Si este tampoco es el caso previsto en la excepción (imposibilidad de aportar el certificado), entonces es cuando nos obliga la doctrina de la DG a acudir a otros medios de prueba, y donde surge la problemática del Erbschein, cuando no se trata de sucesiones intestadas. En la diligencia de apertura que necesariamente acompaña al testamento alemán, el tribunal sucesorio (o el Notario alemán que hace las veces) recibe directamente la información del Zentrales Testamentsregister, y por tanto si en ella constan todos los testamentos que se han otorgado por el causante junto con sus fechas, mediante el trámite correspondiente de edictos y comunicaciones, es porque ya se ha hecho la oportuna comprobación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s